COMUNICADO DE LA CEDES- COLECTA PARA HAITÍ

DIOS AMA AL QUE DA CON ALEGRÍA (2Cor 9,7) COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR ANTE LA DIFÍCIL SITUACIÓN DE HAITÍ A CAUSA DEL TERREMOTO

  1. Expresamos nuestro saludo solidario y muy afectuoso a nuestros sacerdotes, religiosas, religiosos y feligreses, en este momento de dolor por las muertes de algunos de nuestros sacerdotes y de algunas de nuestras religiosas y religiosos y de muchos laicos, a causa de la pandemia.
  2. En medio de esta situación crítica que vivimos, nos conmueve sin embargo, la terrible tragedia que está viviendo nuestra hermana república de Haití, causada por el terremoto sufrido el día 12 del corriente mes, se han contabilizado ya, más de 2000 muertos, cerca de 6000 heridos y son casi 30.000 las viviendas destruidas. A esto se suman los daños causados por el Huracán Grace, que ha golpeado ese país poco después del terremoto. Son muchas las personas damnificadas a causa de estos dos graves desastres naturales.
  3. Hemosseguidodecercaycongranpreocupaciónesaterriblesituacióndenuestros hermanos en Haití. Pueblo de Dios y pastores hemos orado por las víctimas de esas tragedias desde su primer momento. Les pedimos seguir orando a Dios por esa difícil situación.
  4. Ahoralesinvitamosaunirnostodosbrindandonuestraayudamaterialparaaliviar la difícil situación de Haití, con esa finalidad se hará una colecta en cada misa de este domingo 22 de agosto, en todas las parroquias de nuestro país. El fruto de esa colecta lo entregará cada parroquia a su respectiva Curia episcopal. Nuestras 8 diócesis reunirán lo colectado y la Conferencia Episcopal lo enviará a Haití, a través de la Nunciatura Apostólica en nuestro país.
  5. Es importante que nos solidaricemos todos, tanto en la oración, como en la ayuda material a Haití en este momento de necesidad de nuestros queridos hermanos que sufren. La colecta será solamente en dinero, por la dificultad de enviar ayuda en especies.
  1. Aprovechamos la ocasión para recomendar a todos, unidos al Papa Francisco, ponernos las vacunas del Covid-19; y, cumplir con todos los protocolos sanitarios: el uso de la mascarilla, el alcohol gel, el lavado frecuente, la toma de temperatura y el distanciamiento social, para evitar todo contagio, por el bien de todos.
  2. Que por intercesión de nuestra Madre, la Reina de la Paz y San Oscar Romero, Dios proteja a las víctimas del terremoto en Haití y bendiga nuestro país.

Dado en la sede de la Conferencia Episcopal, San Salvador, 21 de agosto de 2021